EL PRESIDENTE DE LA FALP DESMIENTE Y ACTÚA EN CONSECUENCIA


En las últimas semanas se han venido produciendo publicaciones, de las que se han hecho eco algunos medios de comunicación regionales, sobre supuestas anomalías en la Junta de Gobierno de la Federación Interinsular de Automovilismo de Las Palmas (FALP) dando por hecho la dimisión del Presidente, Miguel Ángel Toledo Rodríguez.

Posteriormente, esas mismas publicaciones hablaban de la inminente dimisión el día de la Asamblea de la FALP, celebrada el pasado domingo día 10 de marzo de 2019, para, posteriormente ir posponiéndola “sine die”.

Todas estas publicaciones, aunque llenas de falsedades, podrían enclavarse dentro de la libertad de expresión consagrada en el artículo 20.1.a) de nuestra Constitución.

Sin embargo, en una huida hacia adelante, se ha atravesado la línea roja y se ha entrado en el ámbito penal, más concretamente en el delito de calumnia, motivo por el que el presidente de la FALP, Miguel Ángel Toledo Rodríguez, ha decidido poner el asunto el manos de un penalista que presentará la correspondiente querella criminal.