De nuevo, éxito de participación en la segunda prueba del Campeonato, a pesar de la ausencia de pilotos como Ruiloba y Muñiz.

El pasado 16 de mayo tenía lugar la segunda cita del Campeonato Virtual de Rallys de Las Palmas, auspiciado por la Federación de Automovilismo de Las Palmas y por MC Simuladores, con un total de 86 participantes repartidos entre las cinco categorías a disputarse en este Rallye Orvecame-Isla de Lanzarote.

Con la ausencia de Diego Ruiloba, vencedor en Telde, se sabía que habría nuevo vencedor en Lanzarote. Desde los primeros compases de la cita conejera, el que marcó la pauta fue el tinerfeño David Pérez a los mandos de su Porsche 911 997, marcando dos de cuatro scratchs posibles y distanciándose fuertemente de sus más inmediatos perseguidores.

Aday Coba parecía ser la principal amenaza de Pérez, pero pequeños problemas en las dos versiones de Tabayesco, sumados a una penalización de 10 segundos acabaron por descolgarlo de la lucha por la pelea y permitiendo así a David Bethencourt auparse a la segunda plaza y convertirse en la revelación del rally.

En cuanto a la categoría Rally2, la victoria fue a parar a manos del gallego Iván Couto, que sorprendió a todos con su velocidad a pesar de ir conduciendo con sólo la pierna izquierda al tener la derecha inmovilizada por lesión. Segundo fue Damián Bello a tan solo 3,2 del líder y tercero, el vencedor de la primera carrera, Kevin González, lastrado por una penalización de 10 segundos que le hizo perder una posición. Mención especial merece el joven madrileño Iván Aguado, que consiguió los dos scratchs en Casa Heidi y que, de no ser por un problema en el primer tramo en el que perdió un tiempo valioso, estaría peleando por el podio general y la victoria de categoría.

Entre los Rally4, la lucha también fue ardua entre Samuel Rendal, uno de los favoritos al título y el joven debutante Marc Solá, acompañado de Lorena Romero en las labores de copilotaje. Tan solo fueron 2,9 los segundos que separaron al gallego del catalán y que dan buena fe de que hasta el último momento hubo batalla entre los pequeños Peugeot 208. En esta ocasión, el vencedor de Telde, Héctor Rivero, acució problemas en los primeros compases de la prueba que lo relegaron a la cuarta posición, permitiendo saborear el último cajón del podio a Jairo Pérez.

Miguel Ortiz sigue intratable en la categoría Legend, pues volvió a llevarse la victoria a los mandos de los espectaculares Ford Escort mk2. 14,2 segundos le separaron de Samuel Sosa-Alejandro Medina y 48,7 de Saúl Guedes-Abián Ojeda, formando un podio así idéntico al del Rally Ciudad de Telde.

Por último, la Suzuki Swift también continúa con Kilian Santana como dominador absoluto de la misma, consiguiendo tres de cuatro scratchs en la prueba y una ventaja a final de rally de 21,4 segundos, si bien es cierto que sufrió problemas de periféricos durante todo el día que le lastraron considerablemente. Segundo entre los pequeños vehículos nipones fue Jonay Quintana y tercero, a más de medio minuto, Juan José García.

Lanzarote es ya, por tanto, pasado del Campeonato y las miras quedan puestas en el Rally Isla de Gran Canaria, siguiente cita del mismo a celebrar a mediados del mes de junio.